martes, 7 de febrero de 2017

Historias para compartir, hoy de la mano de la poesía.

Para mi amiga Silvia y todas las personas que sienten su espíritu como un mar, por momentos con su marea baja y tranquila, por momentos con las olas echando espuma rabiosas, encrespadas.


El mar


El mar es un inmenso cielo caído,                                                                         recostado sobre un frío lecho de piedras y arena 
solo con la espuma como colcha.                                
                         
Es abismo en su centro,                                                       juego en las orillas.
Es vida contenida (conocida o invisible);                             cavan sus olas cicatrices en la tierra, 
que se mece 
como un niño en su cuna;  
recorrida por mareas de sangre salada 
que corren por sus venas agrietadas.

El mar sueña…                                                                     deslizan su tibieza las sirenas       
entre pálidos naufragios,                                                       danzan,                                                                                  bellas,                                                                                 poseedoras del encanto,
 del poder que vuelve calma la tormenta.

El mar ríe,
juguetea con el fondo de los barcos
transformados en juguetes dibujados en su manto.
Les regala pececitos de colores
y
alguna estrella gris.                                                       
                 
Pero a veces, 
el mar llora, 
se envuelve en tifones poderosos,   
destruye,
hace astillas ciudades, 
espigones,
defensas indefensas; 
se revuelve y deja ver un rostro ambiguo: 
el que hunde las goletas, 
submarinos,
el que deja una mujer en soledad,
esperando...
a quien nunca más regresará.

Sin embargo no es su culpa                                                  él solo es un instrumento,                                                  marioneta gigantesca y abisal    
sacudida por el hombre que lo abrevia, 
que lo cambia
que lo llena de basura rancia y negra
 y por eso llora triste, 
aunque
 un loco parezca.

Es el mar                                                                              un cúmulo de lágrimas                                                          que hipnotizan pescadores 
mientras despiertan entre velos
profundos recuerdos de otras épocas. 



Es un poco de todo 

mucha nada.

Grande y firme, 
quebradizo, 
eterno.

Es un dulce beso a la deriva,                                                           también
un sabor ácido
como el dolor que desprende una herida abierta.

Es magia,                                                                                         que el Gran Matemático inventó                                                     una noche de insomnio.

Un susurro de agua y fuego, 
ceñido entre límites inciertos.

Un hogar de sol y sal


Clara Silvina Alazraki

* imágenes propias, todas de mi hermosa Mar del Plata, tomadas en diferentes épocas del año.

El relato en audio:





Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.